El mal manejo de crisis ante el desabasto

img-20181017-wa0008365727101.jpgEstá comprobado que la mejor forma de enfrentar una crisis es evitándola… y aunque ya va de salida, nos guste o no, nuestro país se enfrascó en una crisis sin precedentes ocasionada por el desabasto de la gasolina lo que puso en aprietos, no sólo al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, sino a más de 10 millones de usuarios entre los que se incluyen pequeños y medianos empresarios a quienes aún, no se les ha apoyado.

Lo anterior, es preocupante si tomamos en cuenta que sólo unos cuantos son los que están ocasionado esta crisis al nuevo gobierno lo que sin duda pasará a la historia, nos sólo por la lucha contra el huachicol, sino también por las múltiples pérdidas que ha dejado y que según la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas) haciende ya a más de 10 mil millones de pesos en diferentes estados a poco más de una semana del desabasto de gasolina.

En otro orden de ideas, es de celebrar que este gobierno haya tomado por fin al toro por los cuernos al iniciar una lucha contra los huachicoleros de cuello blanco. Qué bien que se hayan tomado medidas contra el robo a los bienes de la nación, pero que malo que se esté actuando bajo la premisa del “borrón y cuenta nueva” toda vez que eso, ha evitado que haya detenidos.

Es decir, pareciera que se van a perdonar a todos aquellos que han saqueado al país y concretamente a Pemex y que hoy en día, mantienen sumido en una crisis social y económica al gobierno con todo y su estructura, su ejército, sus recursos y tecnología y ni qué decir del pueblo que siempre termina pagando las consecuencias.

Si bien el ataque contra el huachicol era necesario, la forma de llevarlo a cabo no fue la adecuada por diversas razones y una de ellas es la falta de medidas preventivas al desabasto toda vez que, de haberlas implementado, el gobierno pondría en primer lugar las necesidades de la población y eso nunca sucedió lo que nos deja ver que primero se actuó y luego se analizó o dicho de otra forma, el combate al robo de combustible fue una ocurrencia y no una estrategia.

Incluso, en materia de comunicación gubernamental, ni siquiera se informó a los usuarios (clase trabajadora), la fecha en que se iba a normalizar el abasto y eso quizá, era lo más importante que deseaba saber la población para poder planear su vida o por lo menos, para terminar con la incertidumbre y en lugar de ello, desde el gobierno se les culpó de esta crisis por realizar compras de pánico, mismas que surgieron precisamente por la falta de información y creo que mantener a la población bien informada es lo menos que se merecen pero como esta lucha no fue planeada, ni el mismo gobierno contaba con información precisa por eso se generó una crisis que afortunadamente no pasó a más.

Que le sirva de experiencia al nuevo gobierno para que antes de implementar una medida de esta naturaleza se contemple la gestión de riesgos y se prioricen las medidas preventivas en lugar de las correctivas y así un plan emergente y de contingencia mismo que debería reforzarse de una campaña informativa para dar certidumbre a la población en general y mitigar así, las pérdidas millonarias ya que, de seguir esta misma actuación visceral y ocurrencial del gobierno, los demás sectores se contagiarán y las mermas económicas rebasarán lo que se supone se van ahorrar con la “política de austeridad que se implementado en los tres poderes de la unión”, aunque dicho sea de paso, esta no se vea aun, por ningún lado.

Tan es así que a más de una semana se estima se ha alcanzado los 60 mil millones de pesos que ocasiona el robo al combustible si se suman las pérdidas de los pequeños y medianos empresarios y el ausentismo laboral que según datos, ha sido del 45% y lo peor, es que ya se están viendo afectados los productos básicos toda vez que muchos de ellos ya han aumentado de precio y una vez más, los afectados son los de abajo echando al caño aquel slogan que decía: “Primero los Pobres…”.

Por ello, esta batalla en la que ciertamente el grueso de la población apoya al presidente, creo que no se va a ganar mientras no haya detenidos y no sólo por el afán de ver a un líder sindical o funcionario tras las rejas, sino para que este gobierno se muestre diferente de otros que alimentaron por años la impunidad haciéndolos cómplices de la corrupción y saqueos del país por lo que urge justicia, de hacerlo así, López Obrador en lugar de tener una crisis, tendría una oportunidad de demostrarle al pueblo que a los gobernantes se les elige para resolver problemas, no para agravarlos.
Twitter: @DON_DANY

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s