¿POR QUÉ LEER ES TAN IMPORTANTE?

Mas… turbaciones Mentales. Serie semanal.

Por Gilberto Castrejón
Doctor en Filosofía de la Ciencia

Hay una imagen de la película Léolo que siempre me ha martillado, esa de cuando “El domador de palabras” entra a la cocina de la madre de Léolo, y al ver que la mesa está desequilibrada, busca entre su bolsa algo para equilibrarla, y sí, precisamente coloca un libro (“El valle de los avasallados”) y el asunto queda arreglado. Ese sería el único libro que el niño Léolo encontraría en su casa, y que gracias a éste fue descubriendo su vocación, su grito de batalla: “Porque sueño no lo estoy…” Y es que, confieso, también en mi casa no había libros, de aquí que precisamente quisiera dedicar unas cuantas palabras a por qué es tan importante leer, pues en mi caso, estoy completamente convencido de que leer es la única actividad y/o hábito que resolvió mi vida.

Harold Bloom, el polémico crítico norteamericano, ha intentado en su obra: Cómo leer y por qué, dar un conjunto de recomendaciones para que un lector, en esencia de literatura, pueda tener “una concepción más firme y precisa de su propio ser.” A la usanza de Bloom, es sumamente importante que los individuos lean para que “tengan la capacidad de juzgar y opinar por sí mismos… entre otras cosas, la lectura sirve para prepararnos para el cambio, y, lamentablemente, el cambio definitivo es universal.”

Vayamos por partes, pienso que podemos preguntarle a cualquiera, incluso al mendigo del barrio: “¿es bueno leer?”, y creo que en todos los casos la respuesta será afirmativa, lo verdaderamente inquietante es que la mayoría de quienes respondan la pregunta puede que no lean. Para leer hay primero que estar convencido, ¿convencido de qué?, no de que eso es bueno, que te dará temas para conversar, o que acrecentará tu vocabulario; hay que estar convencido de que leyendo adquieres un poco más de tu ser… Por algo leer por encargo o por “motivos profesionales” puede resultar una empresa riesgosa. Se debe estar convencido a su vez de que la lectura, al ser una actividad solitaria, debe implicar placer, incluso el mismo tipo de placer como el de nuestros deseos hedonistas más entrañables. Si leemos, no debe ser para adoctrinar o cambiar a los otros, como de nuevo menciona Bloom: “Límpiate la mente de tópicos (pseudointelectuales)…: No trates de mejorar a tu vecino ni a tu ciudad con lo que lees ni por el modo en que lo lees.” Lo primero es fortalecerse a uno mismo, hacerse libre, ético, por la lectura. Suficiente empresa es el cuidado de sí, como para, de entrada, dedicarse al cuidado de los otros. Cuando el espíritu esté fortalecido, bien se podrá intentar mejorar a los otros con lo que leemos.

Ahora bien, leer es compartir. Los autores están compartiendo algo, los lectores también. Compartimos nuestro tiempo, nuestras ideas y creencias, las sopesamos, las vamos permeando y cambiando con la lectura, por algo un lector que no comparte sus lecturas con otros es un lector condenado al olvido, al ostracismo, de aquí que uno debe compartir las ideas, las historias de los libros que ha leído, ya que los grandes libros, como dijera Emerson: “nos llenan de la convicción de que la naturaleza que les escribió es la misma que los lee.” Es decir, al leer somos “lectores espejo”, “lectores cómplices”. Todo esto nos lleva a una cuestión básica: “¿qué leer?” Permítaseme con esto contar una anécdota. Una vez, siendo un adolescente que comenzaba a juntar libros, una amiga de mi hermano me pidió prestado El nombre de la rosa, de Umberto Eco, finalmente, cuando ya se iba, intentó entablar una conversación conmigo sobre “buenos libros”: <<otro libro que me han dicho que también está bueno es Juventud en éxtasis de Carlos Cuauhtémoc Sánchez –dijo.>> Lo dejo aquí, para no introducir mis prejuicios jejeje, sólo deseo señalar que “el buen lector sabe lo que quiere leer”. Si uno está convencido y habido de lectura, hay que comenzar por lecturas “que nos retuerzan las entrañas…”, jejeje, me refiero a que a un adolescente no hay que recomendarle los clásicos ni las obras de teatro. A un adolescente hay que recomendarle la poesía de Rimbaud, las novelas de Miller, de Bukowski, es decir, libros que los hagan trastabillarse existencialmente, lo mismo para adultos primerizos en la lectura.

Leer es lo mejor que me ha pasado, a lo largo de los años he conocido a lectores voraces que acostumbran restregarte en la cara todo lo que leen, como también a lectores modestos que bien pueden conversar y aportar ideas sin necesidad de memorizar nombres de autores o libros. Nuestra actividad profesional debe ir a la par con la lectura de temas dispares a nuestra formación, pues así como no estamos obligados a ejercer la lectura, tampoco estamos obligados a ignorarla; puede que uno sea soldador de plataforma petrolera y sólo lea manuales, pero es obvio que la lectura de temas tan dispares de su profesión lo ha de llevar a un encuentro más amplio consigo mismo, a comprender mejor al mundo y a las personas, además de que podrá brindarle uno de los placeres más extraordinarios que existen.

Decía Borges algo así: que él no era grande por los libros que ha escrito, sino por los que ha leído, y no hay más que estar de acuerdo con el maestro, pues resulta obvio que no importa la cantidad de libros leídos, sino la calidad de la lectura que hagamos, de aquí me remito a la parábola de Léolo, donde un solo libro le dio la libertad de crear un mundo, una vida…

Por el momento me iré a leer Foundations of Space-Time Theories. Relativistic Physics and Philosophy of Science, relacionado con mi actividad profesional, y creo que lo amenizaré con Poesía Vertical de Roberto Juarroz, para en la noche leer una novela del maese Philip K. Dick, pues debo confesar que entre todos los vicios a los que me he enfrentado, la lectura es aquel vicio que siempre estará conmigo, hasta mis últimos días.

PD Finalmente, no importa si se leen libros de superación personal, manuales o novela rosa, lo importante es que la gente lea..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s