¿Porque demonios me importa la muerte de un tipo estadounidense que vivió hace cientos de años?

Un análisis de algunas letras de Hamilton, y la manera en las que la usa Lin-Manuel Miranda para hacernos sentir. (Porque el teatro musical es mi obsesión y he visto demasiados clips de la película).

Por Christine M.
15 años.

“I imagine death so much it feels more like a memory. When’s it gonna get me, in my sleep? Seven feet ahead of me? If I see it coming do I run or do I let it be? Is it like a beat without a melody? See, I never thought I’d live past twenty, where I come from some get half as many. Ask anybody why we livin’ fast and we laugh, reach for a flask. We have to make this moment last, that’s plenty.” -My Shot, Hamilton: An american musical.

Parte de la razón por la que considero que Lin-Manuel Miranda es uno de los mejores compositores en el teatro musical actual es su uso de letras. Esta es una de las paralelas más obvias, aun así, sigue siendo un momento extremadamente poderoso, aun usando letras extremadamente similares un beat básicamente igual dan una sensación completamente diferente. En My Shot, tenemos a un joven Hamilton que apenas llega a Estados Unidos, una mente visionaria e idealista con nociones de grandeza, un don nadie que conoce a sus amigos por primera vez, sin legado y que, como él mismo lo dice, nunca pensó que pasaría de los veinte.

Raise a glass to freedom. Something they can never take away. No matter what they tell you. Raise a glass to the four of us, tomorrow there’ll be more of us. Telling the story of tonight. They’ll tell the story of tonight.” -The Story of Tonight, Hamilton: An american musical.

Es, si queremos pensarlo así, la razón por la que se convierte en la figura que es, el catalista de una de las decisiones más importantes que hace en su vida. Para el punto en el que llegamos a The World Was Wide Enough, Alexander ha pasado por mucho, ha cometido errores de los que realmente nunca se recuperará, ha perdido a su mentor (George Washington), a su mejor amigo (John Laurens) y a su hijo. Y esta parado a siete pies de Aaron Burr, su primer amigo, su rival y en ese momento, su enemigo, y Hamilton se pregunta si Burr lo recordará por malgastar el tiro que tiene ahora, algo que pasa todo el musical diciendo que no hará. Se pasa desde, My Shot, la tercera canción del musical diciendo “I am not throwing away my shot” lo cual, claramente no solo se refiere a un tiro de pistola si no a una oportunidad, –y en el caso de My Shot también se refiere a un shot de alcohol–.

“I imagine death so much it feels more like a memory. Is this where it gets me, on my feet, sev’ral feet ahead of me? I see it coming, do I run or fire my gun or let it be? There is no beat, no melody. Burr, my first friend, my enemy. Maybe the last face I ever see. If I throw away my shot, is this how you’ll remember me? What if this bullet is my legacy? –Teach me how to say good bye. Rise up, rise up, rise up, Eliza! My love, take your time. I’ll see you on the other side. Raise a glass to freedom” -The World Was Wide Enough, Hamilton: An american musical.

Algo que hizo con sus amigos y el mismo Burr la noche en que se conocieron. Burr ha escuchado (y visto) a Hamilton hablar y actuar para no malgastar las oportunidades que le da la vida. Y cuando se pregunta “If I throw away my shot, is this how you remember me?” nos regresa a esa escena de un Hamilton joven, sin nada que perder y con un futuro por delante, gritando con sus amigos en el bar acerca de la revolución. Si no conocemos bien la historia, nos hace preguntarnos qué hará Hamilton en ese momento. ¿Echará su tiro a la basura o lo usará contra su amigo?

Es una conclusión directa que se construye a través de la canción y en el momento en el que decide que mandara su tiro al cielo lo que dice es “Raise a glass to freedom” llevándonos a otro momento del musical (y por ende la vida de Alexander) un poco después de My shot, cuando estan el y sus amigos brindando con shots de alcohol a la revolución, a lo que ellos consideran será libertad. Alzando sus shots al cielo de la misma manera en la que ahora, una vida después Hamilton apunta su pistola al cielo, para alcanzar su nueva libertad, la libertad de alejarse del mundo en el que ganó y perdió tanto, sus últimos pensamientos dirigidos a su esposa, “Eliza, my love, take your time I’ll see you on the other side.” una forma de decirle adiós antes de dar un tiro al cielo, de –si queremos verlo así– malgastar su tiro.

Aunque la canción implica que está usando su tiro de la mejor manera que puede pensar. Esta es una de las muchas razones por las que la muerte de Alexander Hamilton en el musical es una cosa tan emotiva para una mexicana promedio que nunca había tenido un contacto con el personaje. Es ilógico que me importe tanto la muerte de un hombre que nunca hizo nada por mi, ni por mi historia, y sin embargo aquí estoy, analizando letras escritas en su honor con una pasión por su vida que, honestamente, no debería tener. Porque Lin sabe como usar sus lyrics y leifmotifs mejor de lo que cualquiera de nosotros jamás podrá hablar.

O, tal vez, solo estoy demente y me gusta sobreanalizar las cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s