Amlo y sus amuletos contra el coronavirus

Por: Daniel Almazán

El día de ayer, la Secretaría de Salud Federal informó sobre el deceso de un hombre de 41 años a causa de complicaciones ocasionadas por el coronavirus siendo la primera vida que cobra la pandemia en nuestro país.
Esta persona, había ingresado al Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) el pasado 9 de marzo y según información, el hombre había asistido a un concierto de rock a principios de este mes en donde, todo indica, fue contagiado.
Si bien este es el primer caso en donde una persona pierde la vida, no debemos descuidar que los casos confirmados y sospechas de contagio van en aumento debido a las reacciones tardías que ha tomado el Gobierno Federal con respecto a este problema mundial.
Y lejos de mostrar solidaridad y apoyo a los diagnosticados con el virus y sus familiares, el día que se confirmó el primer deceso, el Presidente de la República, en lugar de ejecutar lo que mandata del Artículo 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de reunir al Concejo de Salubridad Nacional (por tratarse de un asunto de máxima prioridad) presumió durante su conferencia matutina, algunos amuletos que lleva con él “para protegerse del coronavirus”.
Con ello, López Obrador, deja ver su bajo nivel como primer mandatario, su falta de compromiso y, sobre todo, su indiferencia ante una pandemia que ha alertado a todo el mundo menos a la llamada 4t que, por lo visto, mal gobierna nuestro país.
Esa acción supersticiosa dejó ver a un López Obrador muy alejado del nivel de liderazgo mundial que enseñó la canciller alemana, Ángela Merkel al referirse a esta pandemia como algo tan serio que la calificó como el mayor desafío para su país desde la Segunda Guerra Mundial… a ese grado puso Merkel el problema de salud que se avecina, demostrando su capacidad de comunicación para estimular la unidad y solidaridad internacional.
Por lo contrario, en México una de las grandes carencias, por mencionar alguna de muchas, es la falta de comunicación política de López Obrador, quien ha convertido sus conferencias matutinas en una vía para dictar línea y desviar la atención de temas realmente importantes y no se trata de citar carencias o desaciertos sólo por citar, sino de hacer una verdadera crítica a una figura que, en aras de limpiar su imagen, minimiza un problema ya dimensionado por líderes y organismos internacionales como una de las mayores pandemias que el planeta enfrenta.
Es lamentable que un presidente que representa a todo un país y a millones de personas, en lugar de basarse en la ciencia y en investigaciones de los expertos respecto a la pandemia, haya nutrido un discurso (transmitido a nivel nacional) con elementos como el esoterismo, la superstición y la “magia de las imágenes protectoras” como las que mostró AMLO, además y por si fuera poco, es reprobable que un primer mandatario con la legitimidad que le dan 30 millones de votos, politice el problema del coronavirus y lo use como un distractor de otros asuntos que se han quedado pendientes y han salido de la agenda mediática como la inseguridad, la salud o el pésimo manejo de la economía.
Por lo anterior me pregunto, ¿qué estría pensando López Obrador cuando mostró esos talismanes o amuletos? Por lo menos ¿pensó en los familiares de la persona que perdió la vida por el coronavirus o de los que están luchando en estos momentos por su vida en un hospital? quiero creer que no, porque de lo contrario, el mostrar eso amuletos no sería otra cosa más que una falta de respeto y una burla hacia las víctimas, así como una provocación a la sociedad.
A pesar de todo esto y por desgracia, no faltarán aquellos que defiendan a capa y espada y justifiquen todas y cada una de las barrabasadas y disparates que saca aquel que pasó más de quince años en busca de la presidencia capitalizando políticamente cada problema en el que se metían los gobiernos anteriores, pésimos también, por cierto, pero si en verdad desean hacer algo por él, acérquenle un manual de gestión de riesgos y uno de manejo de crisis porque, hasta ahora, ya en face dos por la epidemia, no se ha visto clara una estrategia por parte del gobierno federal ni mucho menos, una comunicación adecuada ante la crisis que se avecina.
Ahora no se trata de colores ni de justificar torpezas o politizar temas, pero mal haríamos en no exigir una respuesta coherente a quienes deban darla pues en su momento, quien ahora gobierna, durante quince años hacía alardes de su “capacidad” para resolver los problemas que sus antecesores no resolvían, por lo que es el momento de demostrar y de ver de que está hecho, porque hasta ahora, la percepción es de que cada vez se está haciendo más chiquito pues está siendo rebasado por casi todos los problemas que a diario se presentan en nuestro país.
Twitter: @DON_DANY

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s