No soy una coach de vida.

Sam R. Carbajal
Comunicóloga
Twitter: @samanthacarbaja

¡2021! Si lo pronunciamos percatándonos de lo sorprendente que es encontrarnos de nuevo, es bastante sorprendente ¿no?

Sabíamos que las cosas no cambiarían de un día para otro, que todo lo difícil del 2020 no desaparecería sólo al pasar de las doce, parece que esta vuelta al sol pinta para ser una de las más esperanzadoras para todos.

El aire y los deseos de cada persona se centran en la esperanza de que 2021 sea un tanto más benévolo con la humanidad, pero si somos sinceros, muchos de nosotros lo empezamos ya con un pesar en el pecho, sintiendo el aire denso, pues todo lo que perdimos como sociedad y en la intimidad no desaparecerá con algunas campanadas.

Estoy consciente de que este no es el tipo de temas que suelo abarcar en mis textos, pero me gustaría ocupar este espacio para hacerte saber que también es tuyo, para tomar un respiro y reflexionar hacia adentro, como siempre he intentado que lo hagamos.

El año que se fue ha dejado marcas que durarán para siempre en una gran cantidad de gente y en la forma en la que vivimos nuestras realidades, pues seguro te has percatado de lo diferente que eres ahora, de lo distinto que es el mundo.

Días enteros encerrados en casa viendo sólo a través de pantallas lo que solíamos ser. La corporalidad y la proximidad tan representativa de un país como el nuestro, los besos, los abrazos, fiestas, reuniones, familias y amigos distanciados obligatoriamente sin dejar de añorar el día en que volvamos a vernos.

Casi diez meses que dejarán una huella difícil de borrar en nuestros cerebros y en nuestra forma de vida. Ver una serie o una película en donde existan aglomeraciones genera desconcierto, ansiedad, extrañeza, pues cuesta pensar que en algún momento estuvimos ahí.

Deseo que estos pocos días de descanso que nos ha regalado el tiempo te sirvieran para recaudar un poco más de fortaleza, paciencia y ánimo para continuar con esto que aún no termina, para seguir con la guardia arriba y atentos de lo que está pasando a nuestro alrededor.

Sólo recuerda que está bien que sientas cansancio, tristeza, frustración, desesperación, está bien que extrañes a alguien y que desees que todo esto termine ahora mismo, pero tenemos que ser un poco más pacientes pues seguro pronto veremos a este mal rato como un recuerdo lejano, como una anécdota que nos hizo crecer y nos volvió más fuertes.

Yo no soy una coach de vida ni tengo la verdad absoluta de nada, sólo soy una persona que desea desde lo más profundo de su ser, que tu nuevo ciclo de vida sea mejor que cualquier otro y generes buenas experiencias y recuerdos conforme avance el calendario.

Feliz 2021, feliz vida.

[attach 1]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s