Cómo proteger el inventario de tu negocio ante un desastre natural

Las pymes representan el 90% de las empresas en América Latina y El Caribe, pero frente a desastres naturales, sólo alrededor del 40% de ellas logran recuperarse, por lo que las iniciativas para reducir riesgos son vitales.
Ciudad de México, 31 de octubre de 2022.- Los desastres naturales no sólo ocasionan pérdidas personales, sino que afectan la economía de los países, pues de acuerdo con el informe “Pérdidas económicas, pobreza y desastres 1998-2017”, de la ONU, en este periodo ha habido un crecimiento en pérdidas de 151% en la economía mundial, es decir, una suma de 2.9 billones de dólares.

México, en particular, está expuesto a fenómenos naturales como sismos, huracanes, tormentas torrenciales e inundaciones. Además, hay que tener en cuenta el contexto global en el que vivimos, pues está comprobado que existe una relación entre el cambio climático y una mayor frecuencia de desastres naturales. 

Tan sólo en 2020, el año más afectado por fenómenos naturales en México, el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) reportó un aumento de 202% en el impacto económico respecto del año anterior, lo cual fue equivalente a 0.14% del PIB de ese año, y fueron los fenómenos meteorológicos los que concentraron casi 99% de estos daños monetarios.

En estos escenarios, las pequeñas y medianas empresas suelen ser las más vulnerables, pues representan el 90% de empresas en América Latina y El Caribe, lo que las mantiene expuestas a sufrir pérdidas en su inventario, un golpe monetario significativo que puede desencadenar diversos problemas. Por otro lado, datos de las Naciones Unidas refieren que entre 40 y 60% de ellas no se recuperan de un desastre natural. 

Con esto en mente, Melonn, compañía especializada en e-commerce y fulfillment, recomienda prácticas esenciales de seguridad dentro de las bodegas logísticas, que van desde la organización del inventario, hasta planes y protocolos tanto de Protección Civil, como propios. El acomodo de los artículos es muy importante, sobre todo si vives en zonas de cuidado o donde frecuentemente se presentan fenómenos naturales. 

Tener una bodega en la CDMX implica estar atentos a fenómenos naturales propios de una zona altamente sísmica, donde lo más recomendable es tener una buena estrategia para colocar o acomodar los productos que se almacenan:

1. Los racks y tarimas son esenciales para resguardar los productos ante una posible inundación.
2. Los artículos de vidrio y cristal deben ser colocados en los niveles más bajos de la estantería, para evitar el menor daño posible en pérdidas materiales o lesiones de algún miembro del equipo.
3. Las piezas más frágiles deben mantenerse fuera de los racks y lo óptimo es dejarlas en tarimas, con el fin de evitar averías. 

Con el fin de prevenir daños, las acciones que se recomiendan engloban instalaciones de alarmas, capacitaciones al personal e inspecciones constantes, así como tener protocolos para actuar en consecuencia:

1. Realizar inspecciones de bajadas pluviales para asegurar que no hay filtraciones que dañen lo almacenado.
2. Capacitar constantemente al personal de la bodega es indispensable, al menos dos veces al año, para que el equipo siempre tenga en mente el protocolo de acción ante cualquier eventualidad. 
3. Tener sistemas de prevención contra incendios es una obligación, pues las fallas eléctricas y mecánicas en los sistemas o vehículos pueden producir un siniestro de esta naturaleza.
4. Realizar simulacros y contar con brigadistas para mejorar la reacción del personal ante un inminente siniestro. 

Seguir los protocolos de Protección Civil es un gran inicio, pero lo ideal es hacer los propios teniendo como base estas recomendaciones. También es recomendable hacer inspecciones periódicas en los almacenes o bodegas y verificar que todo funcione correctamente. 

Es importante destacar que estas medidas deben ser adicionales a la protección que otorga una póliza de seguro, pues ante un desastre natural no solo es importante proteger las pérdida de inventario, sino otros bienes e información crítica de la empresa, como registros financieros, datos de clientes y empleados”, menciona Fernando Medina, Jefe de Bodega de Melonn

Contar con medidas de prevención y procesos que aminoren el impacto de algo que puede parecer que está fuera de nuestras manos marcará una gran diferencia en el futuro de una pyme.

luismart_ic@yahoo.com.mx

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s