Conacyt aporta alternativas en bioinsumos para la transición agroecológica en México

Autor
Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt)
Fecha de publicación
11 de noviembre 2022
Categoría
Comunicado

· Expone elementos de base científica para analizar, de manera integral, una iniciativa de reforma a la Ley General de Salud en materia de plaguicidas altamente peligrosos y bioinsumos.

· Tras la publicación del decreto presidencial sobre glifosato, Conacyt ha brindado apoyo a más de 60 proyectos de investigación e incidencia en 25 estados de la República.

· Se han desarrollado alrededor de 22 potenciales bioinsumos a partir de aceites esenciales, extractos vegetales y animales.

· Existe evidencia sólida y libre de conflictos de interés que demuestra que la carcinogenicidad del glifosato puede heredarse hasta en tres generaciones.

En la antesala para legislar en materia de plaguicidas altamente peligrosos y bioinsumos, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) reafirma su compromiso con el cuidado de la salud humana y ambiental, el bienestar colectivo y con la soberanía alimentaria del país, con base en una alimentación sana, suficiente, de calidad, nutritiva, accesible y culturalmente adecuada.

Asimismo, reitera que existe evidencia científica acumulada, contundente y libre de conflicto de interés que demuestra la carcinogenicidad del glifosato, su actuación como un disruptor endócrino y otros daños a la salud humana, así como al ambiente.

A 20 meses de la publicación del decreto presidencial para sustituir de forma gradual el glifosato, el Conacyt ha apoyado más de 60 proyectos de investigación e incidencia en 25 estados de la República que atienden cultivos con mayor uso de esta sustancia altamente peligrosa, que amenaza la salud de las personas y los ecosistemas.

La directora de Políticas y Normativa de la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados (Cibiogem), Erica Hagman Aguilar, expuso que en el Plan Nacional de Desarrollo se plantea el reto de avanzar hacia la autosuficiencia alimentaria, poniendo el bienestar de la población por encima de cualquier interés económico y primando la salud de las personas.

Asimismo, enfatizó que el Conacyt promueve y apoya diversas alternativas y sustitutos para el glifosato y para los diferentes plaguicidas que existen.

“Sí hay sustitutos, las alternativas se están implementando”. Afirmó que existen sustitutos puntuales, no tóxicos, formulados a base de distintos principios activos, en distintas fases de maduración tecnológica que pueden aplicarse para reemplazar al glifosato.

Hagman Aguilar destacó la labor de la Subsecretaría de Autosuficiencia Alimentaria de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) y de la Secretaría de Bienestar en la implementación de alternativas y en la transición agroecológica, a través de los programas de Producción para el Bienestar y Sembrando Vida, respectivamente.

Por su parte, la directora de Estrategia Tecnológica del Conacyt, Edith Calixto Pérez, destacó que la institución plantea que la incidencia de los proyectos de investigación abarque todo el territorio mexicano, con especial atención en los cultivos más expuestos a estos herbicidas tóxicos, como el maíz y los cítricos.

“En estos proyectos no se busca sólo sustituir al glifosato con bioinsumos, sino también promover el desarrollo de otras alternativas como: el uso de prácticas agroecológicas, el aprovechamiento de residuos, la biorremediación del suelo y agua, y la implementación de maquinaria de uso agrícola”, abundó.

Calixto Pérez explicó que, como parte de las alternativas al uso del glifosato, se han desarrollado alrededor de 22 potenciales bioinsumos a partir de aceites esenciales, extractos vegetales, metabolitos secundarios, microorganismos, polímeros, residuos agroindustriales y sustancias derivadas de insectos.

Resaltó que los bioinsumos apoyados por el Conacyt se han desarrollado bajo las premisas de seguridad ambiental, rigurosidad científica, validación en el campo mexicano, así como la aprobación y apropiación de los productores.

Las representantes del Conacyt mencionaron que entre las labores de difusión se han publicado 21 gacetas en las que se detallan distintas prácticas para el control de arvenses, que son plantas que, bajo control sin agrotóxicos, resultan favorables para los ecosistemas en los cultivos.

Además, hicieron mención del Ecosistema Nacional Informático de Soberanía Alimentaria del Conacyt, el cual recopila y publica datos de investigaciones, plataformas y herramientas interactivas con una curaduría rigurosa, que además cuenta con un capítulo especial sobre glifosato y las alternativas para sustituirlo, incluidos los bioinsumos.

En el marco de la revisión del dictamen en las Comisiones Unidas de Salud y Estudios Legislativos Segunda que discuten una reforma a la Ley General de Salud en materia de plaguicidas de alta peligrosidad y bioinsumos, el Conacyt refrenda su compromiso por atender y reforzar acciones que fortalezcan el sustento científico que funda el decreto presidencial para la sustitución gradual del glifosato en México.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s