La tecnología no sustituye lo que se hace en el salón de clases, aumenta la experiencia educativa: D2L

El primer día de actividades inició con la conferencia “Los Desafíos de la Nueva Realidad Educativa en Latinoamérica”, impartida por Fernando Valenzuela, quien es experto en transformación digital y socio gerente de Global Impact EdTech Alliance. Durante su exposición, Fernando hizo un completo análisis de la situación en la que se encuentra la educación de Latinoamérica y describió cómo deberían ser las propuestas de un buen sistema educativo con visión de futuro.

“Nos encontramos en un momento de desafíos sin precedentes, exacerbados por la crisis sanitaria del coronavirus. Esta situación, aunque no es idónea, podría resultar en un sistema educativo fortalecido si se afronta desde el deseo de transformación necesario para vivir en esta nueva realidad”, comentó al inicio Fernando Valenzuela.

A decir de Fernando, algunas de las enseñanzas que nos deja la pandemia es que si no entendemos las nuevas tecnologías y no somos flexibles es posible que se hayan ampliado el número de brechas educativas. Nos hemos dado cuenta que las habilidades humanas han sido superadas por la realidad y la tecnología y esto nos da la oportunidad de repensar la educación.

Una empresa no es vieja o joven por la cantidad de años que tenga sino por la necesidad de control y flexibilidad que tiene. Esta tiene que ser una flexibilidad que nos mantenga permanentemente experimentando. La nueva realidad exige planear las estrategias de educación eliminando las actividades que limitan la participación de los estudiantes, como pedirles que viajen durante dos horas para asistir al salón de clases.

Aproximadamente cuatro de cada cinco latinoamericanos tiene un perfil de redes sociales. En particular, México tiene 89 millones de usuarios de redes sociales. Fernando consideró que si tuviéramos el mismo acceso a la educación como lo damos al entretenimiento, cerraríamos muchas brechas que existen en la educación.

La tecnología no es para sustituir lo que se hacía anteriormente en el salón de clases sino para aumentar y mejorar la experiencia educativa. Ninguna institución tiene más talento del que hay afuera y por eso no debemos limitarnos a las cuatro paredes de una escuela. Hay que conectarnos con el talento más allá de las escuelas. Las nuevas habilidades del siglo 21 son la flexibilidad, la colaboración, la comunicación y la innovación. “En América Latina estamos más atrasados en la ambición de conocer los avances tecnológicos y la preparación para esas nuevas habilidades, para los negocios y trabajos relacionados con tecnología. El mundo moderno está preparando nuevas habilidades para enfrentar el futuro pero América Latina se está quedando atrás”, dijo Fernando Valenzuela.

La conferencia “Los Desafíos de la Nueva Realidad Educativa en Latinoamérica” de Fusión 2020 está disponible de manera gratuita para su consulta en el link

La Universidad del futuro
La segunda sesión de Fusión 2020 en su primer día, fue el panel académico “La Universidad del futuro”, en el cual representantes de algunas de las universidades más importantes de la región compartieron sus experiencias acerca del impacto de la crisis sanitaria y sus perspectivas de la educación en el futuro.

El panel contó con la participación de la Dra. Marlena León Mendoza, Vicerrectora Académica en Universidad de Las Américas de Ecuador; la Dra. Ana María Mass, Decana de la Universidad Virtual UADE de Argentina; y de la Dra. Ana María Berruecos, quien es Directora de Enseñanza y Aprendizaje Mediados por Tecnologías de la Universidad Iberoamericana de México.

Durante la sesión, que fue moderada por Mario Sánchez, director de D2L para Latinoamérica, las panelistas hablaron sobre cuáles fueron los retos más grandes que enfrentaron sus instituciones con el confinamiento provocado por el Covid-19.

Marlena León Mendoza, Vicerrectora Académica en Universidad de Las Américas de Ecuador, comentó que los principales retos que enfrentaron fueron adecuar los procedimientos y modelos de evaluación a los esquemas virtuales, el cambio cultural y tecnológico y, finalmente, la capacitación de docentes.

Por su parte, Marlena León Mendoza de la Universidad de Las Américas (UDLA) de Ecuador, dijo que la inmediatez para responder a la suspensión de clases fue el reto más grande, ya que sólo contaron con tres días para hacerla transición de clases presenciales a virtuales.

Gracias al uso de la plataforma Brightspace, la UDLA logró crear 200,000 clases en línea que ahora ya están organizadas y disponibles para la consulta de sus estudiantes. Además, crearon un diplomado para que sus 1,200 profesores pudieran conocer las herramientas tecnológicas de la plataforma y adaptar el modelo educativo que tenían a la enseñanza virtual.

En el caso de la Universidad Iberoamericana de México, la Dra. Ana María Berruecos describió a la preparación de los docentes como un reto importante pero que pudieron enfrentar sin mayores dificultades debido a que ya tenían un tiempo trabajando con el LMS Brightspace. Hicieron una campaña de formación de docentes a través de webinars para que los maestros conocieran la plataforma, usando la estrategia del aula invertida en tiempos de contingencia para anticipar los escenarios que se pudieran presentar. Diseñaron 22 webinars diferentes con más de 660 horas de formación para 1600 profesores que usaban la plataforma Brightspace.

Sobre cuáles son las enseñanzas les ha dejado la pandemia y cómo será la educación en el futuro, las panelistas coincidieron en que la educación a distancia llegó para quedarse. Dra. Ana María Mass, de la Universidad Virtual UADE reflexionó acerca de que los cambios se dan en periodos limitados pero que la evolución excede una vida. “Ese es el caso de lo que sucede con la situación actual, se trata de una evolución educativa”. Agregó que esperan el regreso a las instalaciones para que las carreras que requieren forzosamente de hacer ejercicios en el aula puedan hacerlo para continuar formando a sus alumnos.

Para la Doctora Marlena León Mendoza de la UDLA, la pandemia ha sido un acelerador que los motivó a dar el salto mucho más rápido de lo que esperaban en cuanto a la evolución de los modelos de enseñanza. “Aprendimos a generar nuevos modelos aprendizaje flexible, como permitir que los estudiantes tomen clases de manera remota y no tener que estar físicamente en la escuela”, comentó.

Finalmente, la Dra. Ana María Berruecos de la Universidad Iberoamericana de México, afirmó que “vivimos en un mundo digitalizado y que no podemos dejar fuera a la educación de ese mundo”. Eliminar la obligación de los estudiantes ir al plantel e invertir hasta dos horas de camino, realmente les mejora la vida. Ese es el tipo de cosas que las universidades deben realizar como complemento de sus objetivos pedagógicos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s